Consejos para el viaje a Hong Kong

-Es verdad que en Hong Kong la herencia inglesa es muy fuerte y su influencia se nota en todos los aspectos de la sociedad, pero no por ello hay que dar por asumido que toda la población habla inglés. En los comercios principales, hoteles, albergues, restaurantes y con la clase media y media/alta no habrá ningún problema para comunicarse en inglés, pero puede ser que al tratar con otras personas, sólo hablen chino cantonés. Especialmente difícil puede ser la comunicación con los taxistas. Es buena idea llevarse una libreta o papel y lápiz para escribirle las direcciones o, si alguien puede escribir la dirección de destino en caracteres chinos, aún mejor.

-Cuidado con el clima en el verano. En esta época, la humedad y el calor pueden ser intensísimos y tampoco es raro que haya tormentas fuertes, por lo que nunca está de más llevar un chubasquero en la maleta o, al menos, tener ropa suficiente para cambiarse después de un fuerte chaparrón. Aunque en el verano se combina con el calor y su influencia es extrema, el nivel de humedad es muy elevado durante todo el año.

-Hay una costumbre muy poco sana de poner el aire acondicionado en los lugares públicos con mucha potencia durante los meses de calor. Esto lleva a que se pase de situaciones de extremo calor a otras de frío en cuestión de pocos segundos, con el riesgo de catarros que ello conlleva. Tiendas, edificios de oficinas, centros comerciales o, incluso, los vagones del metro no se salvan de esta tendencia. Puede parecer una recomendación exagerada la de tener que llevar algo de manga larga cuando la temperatura exterior está por encima de los 35 grados, pero realmente no está de más llevar guardado algo para protegerse del infame aire acondicionado.

-En Hong Kong hay algunas actividades que quizá no entran dentro de lo más frecuente para el turista, pero que quienes han pasado por ellas recomiendan vivamente. Por una parte, si se tiene la oportunidad, asistir a las carreras de caballos nocturnas, donde se mueve mucho dinero en apuestas y se congrega parte de la alta sociedad local. Por otra, son también muy recomendadas las casas de masajes (en el buen sentido del término, se entiende).

-A la hora de preparar cualquier viaje fuera de Hong Kong, es necesario saber muy bien de si necesitamos visado al destino al que vamos y, en ese caso, de qué tipo de visado disponemos. En el caso de llegar desde la República Popular China y querer regresar a este país, es totalmente necesario disponer de un visado de dobleo múltiple enrada o, si no, será necesario comprar otro visado. Para visitar Shenzhen existe un visado especial válido para esta zona, pero es mejor asegurarse antes, ya que la legislación al respecto y las condiciones son cambiantes. Para viajar a Macao basta con el pasaporte.

-A quien tenga Macao y Hong Kong como escalas en su viaje se le recomienda que el cambio de moneda para estos dos destinos se haga siempre en Dólares de Hong Kong, ya que son de curso legal en Macao, mientras que las Patacas de Macao no se admiten en los comercios de Hong Kong. El tipo de cambio del Dólar y la Pataca es prácticamente idéntico –aunque suele ser ligeramente favorable al Dólar-, pero para todos los pagos en Macao una Pataca es igual a un Dólar.

-Si se tiene que viajar entre la República Popular China y Hong Kong por vía aérea, conviene estudiar la posibilidad de utilizar el aeropuerto de la vecina Shenzhen en lugar del de Hong Kong. Tanto las tasas de aeropuerto como los billetes en general son bastante más caras volando a Hong Kong que a esta ciudad al otro lado de la frontera, por lo que el ahorro podría mrecer la pena. Es una opción muy frecuente entre los ciudadanos chinos, por lo que este aeropuerto está muy bien conectado con todos los puntos del país y- para llegar posteriormente a Hong Kong- dispone de servicios de autobuses con muchas frecuencias y bastante eficientes.